AntiedadCosméticaNutriciónUncategorized

El poder de la Vitamina C en tu piel

vitamina c

Los beneficios del ácido ascórbico o vitamina C en nuestra salud son bien conocidos; reducen la posibilidad de infecciones, ayudan a nuestro organismo a absorber el hierro y el calcio o contribuyen a la formación de colágeno. La vitamina C no es producida por nuestro cuerpo y su deficiencia puede producir debilidad, dolor muscular y articular y hemorragias espontáneas en las encías. La forma más saludable de obtenerla es mediante una dieta rica en frutas como las naranjas, mandarinas, pomelos, bayas, kiwi, y de vegetales como el brócoli, perejil, las coles. Aunque lo más beneficioso es su ingesta natural mediante alimentos, si existe un déficit de ella, pueden tomarse ocasionalmente complementos alimenticios para suplir esta deficiencia puntual.

Debido a sus propiedades, la vitamina C se ha convertido en los últimos años en un ingrediente muy presente en la cosmética, sobre todo en tratamientos antiedad. Tomándola vía oral mediante alimentación o suplementos tiene limitadas posibilidades de llegar de una forma tan directa y efectiva a la piel cómo lo hacen las cremas y serums con vitamina C pura. Las concentraciones habituales en las que se encuentra presentes en los productos cosméticos es de un 5% a un 30%.

¿Pero que beneficios tiene sobre la piel?

  1. Mejora la hidratación de la piel.
  2. Aporta una increíble luminosidad. En personas fumadoras esto es muy interesante, ya que uno de los efectos nocivos del tabaco es el efecto apagado de la piel.
  3. Tiene un efecto despigmentante y ayuda a aclarar las manchas de la piel.
  4. Es antioxidante, protege de la oxidación causada por los radicales libres y la exposición prolongada a la luz solar. Aunque no es un protector solar en sí, únicamente recupera la piel que ha estado expuesta a las agresiones solares.
  5. Tiene un efecto reafirmante, la piel se vuelve más elástica y por consiguiente más joven, ideal para tratamientos antiedad.
  6. Es coadyuvante en el tratamiento del acné y la rosácea.

Apunta tres recomendaciones clave sobre el uso de productos con Vitamina C con altas concentraciones:

  • Dependiendo de la concentración de vitamina C del cosmético (lo normal es de un 5% a un 30%) es posible que la piel te pique un poquito al aplicarte el producto. Si el picor no desaparece y te produce reacción, lava la cara para eliminar el producto y suspende el tratamiento. Reinícialo con otro producto con menor concentración de vitamina C. Lo recomendable es probar al principio con concentraciones bajas para comprobar cómo reacciona la piel.
  • La vitamina C tiene un efecto adictivo en la piel por sus efectos tan beneficiosos, la piel además siempre se acostumbra al tratamiento que le demos, por lo que para que sea más efectivo es mejor hacer un descanso después de un uso prolongado para volver a retomarlo un tiempo después.
  • Estos productos es mejor usarlos por la noche, si se usan por el día siempre hay que poner un protector solar encima, para evitar las manchas.

¡Incluye la vitamina C en tus productos de cosmética!

Share:

Deja un comentario